Este nuevo esquema permitirá lograr un mejor control de la brucelosis y posicionar a nuestro país como uno de los principales proveedores de carne bovina.

El 3 de abril pasado el Senasa puso en vigencia un nuevo Plan Nacional de Control y Erradicación de Brucelosis Bovina (Res 67/2019). Ricardo Negri, presiente del Seanasa explicó que “después de un año y medio de trabajo con todas las provincias, los centros de veterinarios y los productores, hemos acordado un plan que significa una simplificación muy grande en el proceso: con un solo sangrado pasamos a ser libres de la enfermedad”, admitió.

Por otra parte agregó: “El sangrado total del rodeo en los próximos dos años hace que cuando esto termine vamos a tener un mapa muy bueno para saber en qué lugar la enfermedad sigue siendo un problema. La brucelosis es una enfermedad que nos hace perder muchísimos recursos en nuestro país”. Entre otras obligaciones, establece realizar la Determinación Obligatoria de Estatus Sanitario a Brucelosis (DOES), un diagnóstico serológico a la totalidad de los animales susceptibles (vaquillonas, vacas y toros) de cada establecimiento, con el fin de verificar la condición sanitaria de los rodeos.

La DOES debe llevarse a cabo por el veterinario privado acreditado por el Senasa, responsable del establecimiento, en un plazo máximo de dos años. Si todas las muestras de este diagnóstico resultan negativas, el establecimiento obtendrá el estatus de libre de brucelosis bovina con este único muestreo. Una vez obtenido este estatus, podrá revalidarse anualmente con un diagnóstico sobre una muestra parcial del rodeo. Los establecimientos libres podrán mover sus animales sin necesidad de diagnósticos previos ni restricción alguna.

Los rodeos lecheros también tendrán la opción de revalidar su estatus mediante Pruebas de Anillo en Leche (PAL). En las primeras etapas de este plan se mantendrán las mismas condiciones que rigen hoy para el movimientos de bovinos.

Con el fin de mejorar su implementación y avanzar de forma paulatina, en las primeras etapas de este plan se mantendrán las mismas condiciones que rigen actualmente para el control de los movimientos de bovinos en las distintas provincias, sin aplicar nuevas restricciones.

Esta nueva estrategia permitirá lograr un mejor control de la brucelosis y posicionar a nuestro país como uno de los principales proveedores de carne bovina de calidad al mundo, además de resguardar la salud pública por tratarse de una enfermedad transmisible a las personas.

Fuente:Supercampo