Cuál será el impacto de la peste porcina africana que afecta al país asiático y el efecto del aumento de la faena de hembras.

La falta de poder adquisitivo de la población se evidencia en el consumo de carne en un mercado ganadero que padece la caída en la faena de machos. Sin embargo, la oportunidad de vender hasta un 75% de las exportaciones vacunas a China, le impone un piso a los valores. Motivo por el cual no se esperan cambios en los precios ni de la hacienda ni en las góndolas en el corto y mediano plazo, en un mercado donde los frigoríficos exportadores están trabajando a pleno actividad.

Así lo indicó en diálogo con Infobae, Federico Santangelo, socio de la consultora Agroideas: “Creemos que China va a cambiar todo lo que es el panorama mundial del mercado de carnes, por la plaga que afronta en sus rodeos porcinos. El comercio internacional de carne vacuna, porcina y aviar mueve unas 30 millones de toneladas, y allí China va a demandar unos 10 millones adicionales. El incremento será de un 30% sobre el monto que ya se comercializa, un hecho que va a armar un problema importante”.

“Entendemos que esto se va a traducir en precios por la demanda en China”, explicó el especialista en la cadena cárnica, aunque admitió que todavía la Argentina no se verá afectada en el orden interno de mercado dado que el grueso de los valores locales de carne viene marcado por el consumo interno.

Desde Agroideas creen que la plaga que afronta china en sus rodeos porcinos es una buena posibilidad para la exportación de carne vacuna argentina

Desde Agroideas creen que la plaga que afronta china en sus rodeos porcinos es una buena posibilidad para la exportación de carne vacuna argentina

“Si habrá un precio sostenido, ya que China está demandando vacas, el 75% de la exportación de vacunos de Argentina tiene a China como destino. Hoy todos los frigoríficos exportadores están trabajando a pleno, por lo que habrá firmeza en los precios internos. Habría problemas si China demanda cortes de calidad o carnes enfriadas, pero esto no está en el horizonte de corto y mediano plazo”, explicó Santangelo.

En cuanto a la faena de hembras, Santangelo indicó: “El mes pasado llegamos al 53% pero allí hay que tener en cuenta la faena de machos cayó un 5% interanual, casi en 450 mil machos menos que en la misma fecha del año pasado, con lo cual el porcentaje de las hembras es mayor. Por eso, no hablamos de una alerta roja sino una luz amarilla, ya que hay 1,3 millones vacas más que hace tres años. Si es preocupante que haya una menor cantidad de machos, dado que faltan novillos, y de allí salen los cortes de calidad”.

El socio de Agroideas recomendó seguir de cerca el caso chino, dado que este mercado va a cambiar el mercado mundial de carnes. El mundo cuenta con 750 millones de cabezas de cerdos, de los cuales más del 50% están contabilizadas en China. Por la fiebre porcina africana, que es mortal para estos ejemplares y no hay cura ni vacunas, se estima que se deberían morir o sacrificar entre 80 a 130 millones de cabezas en los rodeos chinos. Esto tendrá un gran impacto en la demanda de carne por parte del consumidor chino. Antes de que se produjera esta enfermedad, China pasó de exportar 23.000 toneladas de carne vacuna en el 2009 a 1,5 millón durante el 2018.

 El 75% de la exportación de vacunos de Argentina tiene a China como destino

Además, Santangelo desestimó el efecto que pudo tener China o la exportación sobre el mercado cárnico durante los últimos meses. Recordó que el mercado de la hacienda bovina “sube fuerte un mes y luego se plancha por dos o tres años. Que es lo que sucedió en el arranque del 2019, es un comportamiento histórico, ya que la última suba importante fue en diciembre de 2015”.

El último informe de Agroideas explicó: “Para Argentina, la exportación de carne es una oportunidad que no se puede dejar pasar. La demanda se incrementa, los precios tienen un piso y el juego queda de nuestro lado. El gran debate interno se da ahora sobre el nivel de faena de vacas, ante la presión de las compras chinas, si el valor es alto, si se faena preñadas, si estamos en liquidación, y las interpretaciones varían. Si bien la faena de vacas es alta, no estamos en liquidación. Es una luz amarilla para prestarle atención”.

“Claramente tenemos la gran oportunidad de dar un salto en eficiencia productiva del cual venimos hablando hace más de veinte años: producir más terneros con las mismas vacas, sin incrementar el stock de vacas y con cada ternero hacer más kilos”, se indicó desde la consultora.

Fuente:Infobae